lunes, 27 de septiembre de 2010

Microcuentos Santiago en cien palabras.

* BIP diario:

_ Alarma sonando, despertar es inminente. Ducha, ropa, comer y mochila. Correr como todos los días, hacer parar la micro, "BIP" y la morisqueta irritante del chofer. Plaza Egaña es un caudal de monotonía e indiferencia. Cuerpos sincronizados y risas escondidas que el metro comprime. Comparto la rutina, comparto su ansiedad de vivir, comparto también el miedo por intentarlo. Bilbao, pienso en mis problemas y ¿qué me impulsa a seguir?, cero respuesta. Somos millones de problemas, los míos, mi rutina, no cuentan. Alto, pienso, problemas largos, vida corta, muerte contigua. Pasa el día, mamá pregunta ¿Qué tal tu día?, oscuro... respondo.

* El amor a dos rieles:

_Pasa el vagón y con el se abalanza una brisa que me hace levantar la vista. Frente mío, esperando el metro en dirección contraria, estaba ella. Aunque la estación siempre estaba repleta,la buscaba arduamente, ¿quién entiende el amor? .Hoy, cinco de mayo, hay un retraso en el metro, mas el exceso de gente en la estación. Se oyen gritos, es ella, a caído a los rieles del tren, todos miran, nadie actúa. Salto a las líneas, corro, se acerca ensordeciendo el coloso de metal...solo sube ella...Porque cuando piensas en amor, dices y haces mas que cuatro letras...



* La diferencia es el ser, no el poder:_Mi ropa esta rasgada, mis zapatos diferentes son. La gente me mira, no comprenden mi situación. Mi cama son cartones en una lejana estación, gracias al altruismo de algunos sigo viviendo. Si algo conservo es mi honradez, pago mis pasajes aunque la gente me desdeñe, ¡señora disculpeme por no tener ducha y apestar, en mis planes de vida nunca estuvo el estorbar!. Muchos se creen, mejores que yo, por vestir de corbata y tener buen olor. Pues que todos sus lujos, les sirvan de almohada en el oscuro cajon. Soy pobre lo admito, pero a diferencia de ellos, tengo corazón....
o Grado 8:
_Que la saturacion del metro no importaba y si la mitad de las viejas se tiraban, menos me interesaba. Las filas se perdian entre el tumulto, el twister sin alfombra se formó y una que otra mano loca se escapó, no entendia si buscaban mi billetera o mi amortiguador inferior. Y la replica del grado 8 se asomo, la mitad de los vivos a piso cayó, y no faltó el inteligente que agarrón, mordiscón, hasta robarse algo intento. Lo pesqué del cogote, lo samarrie un rato y con PLR se despachó, además no le dije huevón, por respeto al lector.
o La ultima estación:
_No nos miramos, solo subimos y el silencio entre tanto bullicio nos acompañaba. Nuestras manos sudorosas, no se soltaban, pero perdían fuerza con el correr del tren. Los dos sabíamos en que terminaría todo, solo amigos, más no pude ser. Las lágrimas eran recuerdos fugaces que recorrían mis ojos. El amor se ahogaba, y ninguno de los dos sabia nadar. La ultima estación estaba frente a nosotros, las puertas eran la separación entre mi estabilidad y el desequilibrio puro, soltó mi mano y en silencio, sin despedirse, se marcho. Comprendo, porque a veces el silencio duele menos que un adiós...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada